martes, 6 de julio de 2010

Aerosmith en concierto.

Ha pasado poco más de una semana desde que asistí a un gran evento, uno de los conciertos que más deseaba ver (una de esas cosas que tenía que ver antes de irme "pa'l otro barrio"), Aerosmith. Y es que, si mi infancia ha sido marcada por algún grupo, Aerosmith (junto con Bon Jovi) ha sido la banda protagonista de esa época dorada de mi vida.

Pasadas las 19:00 llegué a la montaña de Monjuic donde está situado el Palau Sant Jordi, junto al Estadio Olímpico. Para el que no haya estado nunca (era mi primera vez) es un lugar precioso con unas vistas impresionantes... pero a lo que vamos, ese lugar estaba repleto de toda clase de "tribus urbanas" (mayoritariamente rockeros) de todas las edades, eso sí, diría que la media de la gente pasaba de los 30 años.

Una vez dentro del Palau (habiendo repasado el puesto de merchandising), situado en lo que sería "mi sitio" en pista y con el aforo a una tercera parte, empezaron a sonar los teloneros, The Cribs. Si digo que ni las 5 primeras filas hacían caso a la banda telonera, me quedo corto. Yo soy de los que intenta defender a los grupos teloneros, pero es que esto era indefendible, no es que fuesen malos, es que simplemente un grupo de los que se denominan indie, no encajaban con lo que la gran mayoría de la gente había venido a ver, si se veían algunas cámaras, era claramente para probar a ver que tal salían las fotos.

Una vez fuera los teloneros, y ahora sí con el aforo al 90% (cerca de 15.000 personas) la gente de las gradas se entretenía haciendo "olas" hasta que se apagaron las luces y un gran telón con el logo de la banda envolvía el escenario, mientras empezaba el griterío de la multitud. Con los primeros acordes de "Love In Elevator" caía el telón y el griterío se multiplicaba por 1000, sencillamente orgásmico. Casi sin dejarnos respirar siguen con el clásico "Back In The Saddle" y a continuación con una de las canciones que parecía dudosa que estuviera en el setlist (llevaba tiempo revisando los setlist que estaba haciendo la banda) y que a mi, particularmente me encanta, "Falling in Love (is Hard on the Knees)" de su disco "Nine Lives".

El sonido no estaba siendo bueno, ya que a excepción de la batería de Joey Kramer y el bajo de Tom Hamilton, lo demás estaba sonando demasiado sucio (demasiado incluso para ser Aerosmith). Pero con "Eat The Rich" pareció mejorar... quizá no, pero daba igual, fué una de las canciones más apoteósicas de la noche, la gente la cantaba como si se les fuese la vida en ello. Tiempo para "descansar" con la bailable "Pink" que sirvió para iluminar todo el Palau de rosa. Seguimos con el medio tiempo "Livin' On The Edge" otra de las canciones ganadoras de la noche. Momento de relax con la balada "What It Takes" de su, para mi, mejor disco, Pump. "Jaded" fue la siguiente canción, tema podrían haber sacrificado por alguno mejor de ese último disco. Ahora dos temazos seguidos "Rag Doll" y "Cryin'", donde Joe Perry y especialmente Steven Tyler mostraron que están en plena forma a pesar rondar (uno por encima y otro por debajo) los 60.

Momento para el solo de batería de Kramer, para seguir con "Mama Kin" otra de las "dudosas", la bluesera "Stop Messin Around" interpretada por Perry y la archiconocida y empalagosa "I Don’t Want To Miss A Thing" que sonó mientras en las pantallas se reproducían escenas de la película Armaggedon. Tom Hamilton pisa por primera vez la parte delantera de la pasarela del escenario mientras empieza a tocar las notas de "Sweet Emotion" muy coreada. Otro cover "Baby Please Don't Go" y "Draw The Line" dan paso al descanso merecido.



Normalmente no hay nada que destacar en estos instantes, pero ocurrió una cosa muy curiosa, y es que la banda tuvo la buena fe de, mientras ellos descansaban, sacar por las pantallas la imagen de la bandera española, sin saber la conocida llamémosle "manía" que hay sobre España en la comunidad de Cataluña, lo que dio pie a que unos empezarán a abuchear, mientras que otros (quiero pensar que la mayoría) no solo aplaudimos sino que arrancamos a tararear el himno español.

Tras esta ¿cómica? anécdota, llegó "la canción", el tema que más esperaba, "Dream On", pelos como escarpias, emociones a flor de piel, y el auditorio cantando a más no poder, sin duda fue el tema que mejor sonó. Para cerrar, dos trallazos, "Walk This Way" y "Toys In The Attic" de su disco de igual nombre, que hicieron que el público vibrara a rabiar. Ahora sí, se acabó, la banda al completo saluda, se abraza y el público responde con una generosa y merecida ovación.

En fin, conciertazo, a pesar de que el sonido no fue muy bueno. En cuanto al setlist, fue el mejor de los que habían hecho últimamente y por pedir hubiera quitado las dos versiones de su álbum de versiones "Honkin' On Bobo" y hubiera metido en su lugar su versión de "Train Kept A Rollin'" o "Dude (Looks A Lady)" (la gran ausente). Esperemos que esta no sea una gira de despedida, aunque la verdad, a mi me huele a que sí.
votar

1 comentario:

Álvaro Rojas dijo...

Hey! Buen articulo amigo.

Lo de los teloneros no es nada nuevo tio. En el concierto de Ac/Dc, nadie les hechaba cuenta, y eso tenía más pecado que lo ocurrido en el show de Aerosmith, porque los teloneros de los australianos eran bastante notables.

Tampoco es nada nuevo, que en sitios como Catalunya o País Vasco, la gente desprecie cualquier simbolo español. Patético.

A pesar de que el sonido no fuese muy bueno, tubo que ser un show magnífico. Me alegro que disfrutaras de una de las mejores bandas de música que existen.

Un abrazo amigo.

Pd.- Me encantaría coincidir en un concierto contigo ;-)

Álvaro R.